martes, 14 de febrero de 2012

Escalada: Pasado, presente y futuro...


Esta entrada va como ampliación de la anterior, sobre el tema... cada loco, con su tema...


A nadie se le escapa la expansión tan importante que actualmente tiene la escalada. Si bien este mundillo ha tenido boom en momentos puntuales, como a finales de las décadas de los 80 y 90, no ha sido hasta hace unos pocos años, cuando definitivamente la sociedad de consumo ha podido penetrar en la imaginaria carcasa que protegía, en cierta manera, la masificación de este mundillo.
Esa metafórica protección ha consistido en que socialmente en nuestro país, siempre se ha depreciado y menospreciado este mundillo. Sus gentes, un genero de personas bohemias, curiosas y aventureras que siempre han pululado por rocas y montañas, no han estado bien consideradas.

Hasta hace 10 años, o incluso menos, aun se sentía uno un bicho raro en casi todos los contextos, para poder hablar o transmitir lo que significaba la escalada. Y mucho menos la espeleo, por ejemplo, disciplina con la que empecé y me curtí en mis primeros años de actividad.

Hoy en día, está casi del todo comprendido por la mayoría de la gente. Actualmente se ha logrado una cierta imagen de respeto.
Desgraciadamente ha tenido que ser la fiebre del consumo, la que ha posibilitado la popularización masiva, ya que el nicho de mercado era muy grande, y hasta hace muy poco, no estaba bien cubierto.

Pero más allá de consumo y modas, indudablemente este tipo de deportes representan mucho más que una actividad física, en tanto que son una filosofía de vida que abarca una enorme cantidad de matices y extras que la convierten en, como poco, tan respetable y digna como otra cualquiera, y que lejos de resultar perjudiciales, son una excelente opción tanto para el ocio como para la formación-educación de las personas.

Sin embargo, como casi siempre, los políticos van por detrás de la realidad, de las verdaderas demandas y necesidades de la sociedad.

Actualmente ya está montado el circo comercial, mediático y empresarial a pleno rendimiento, pero por desgracia esto no se refleja a nivel de profesionalización por parte de las administraciones.
Ya apunté este tema en una entrada anterior, pero ahora vuelvo a hacer hincapié. Y seguiré haciéndolo, hasta la saciedad. Hasta que en esta república de la pandereta, que es España, se empiecen a tomar en serio la necesidad imperiosa que tenemos de atender esta demanda formativa, a nivel nacional, no solo unas pocas comunidades y de una forma privada y elitista, que no permite que muchisimas personas con grandes capacidades no puedan ejercer una profesión.

Y más allá, y más importante es la necesidad de formación, para que exista un colectivo suficiente, para atender a la creciente demanda de personas que buscan actividades al aire libre, pero no tienen ninguna o muy poca conciencia medioambiental.

Como siempre, primero llenamos el monte de gente, ávida de emociones y sensaciones que se les venden en TV y todo tipo de medios, pero que no saben cuidar ni comportarse en la naturaleza.

Se está ignorando algo básico. Si no se educa a la gente, los lugares se degradan sobremanera, y la fuente del recurso, que son los espacios naturales, se aniquila o tiene que ser restringida y/o vetada, porque no puede absorver a tanta gente inconsciente.
¿Por qué hay que seguir equivocandose siempre en lo mismo?. Solemos construir el tejado antes que los cimientos.
Hace falta imperiosamente la formación de base, sustentada en valores humanos y medioambientales, desde tempranas edades, para educar a los niños, que serán los montañeros y frikis del mañana.
Es vergonzoso y muy lamentable que más de la mitad de las empresas que venden ocio de aventura, no cuenten con técnicos y profesionales verdaderamente formados y titulados para impartir las actividades que se venden.
En un país repleto de montañas y de roca, estamos varias décadas por detrás de otros países, en cuanto a formacion y educación.
En un país que está intentando ser sede olímpica en 2020, precisamente en los juegos que por primera vez en la historia, van a acoger a la escalada como deporte.

La proyección que tiene la escalada es grandisima, pero solo nos ocupamos de invadir la naturaleza despiadadamente, sin tener en cuenta que si no se educa a esa masa, destruimos los recursos naturales, y la teta de la vaca se agota....lo de siempre.

Pero claro, pensareis que... con la profunda crisis que atravesamos, no están las cosas como para pedir avances educativos en este sentido.

Pues no, ese no es el enfoque.

La peor magnitud de la crisis que se vive actualmente, no es la económica, aunque parezca mentira; en realidad es una "crisis sistémica", una crisis social, de valores...

Y el miedo y la desesperanza es lo peor que se puede tener en estos momentos.
En momentos así, lo importante es la capacidad de adaptación, la agudización del ingenio, de innovar, de ser capaces de sacar partido a las circunstancias, aparentemente adversas.

Hoy en día también hay gente que no sufre tanto la crisis, que se está reinventando, que está buscando maneras de capear el temporal y que lo consiguen.
Existen infinidad de puertas que se abren en momentos como el actual.
Lo que hay que tener es una visión optimista y constructiva, no todo lo contrario, como parece que se empeñan en hacernos sentir los medios. No debemos caer en el analfabetismo informático y audiovisual, en el que nos quieren sumir.
Hay que ser crítico, saberse informar y navegar productivamente en las redes. Pero este es otro tema al que ya dedicaré alguna entrada a parte.

En definitiva, actualmente, quien apueste por el consumo responsable, el reciclaje, reutilización, reparación, el ahorro, el intercambio de servicios, las energías limpias y un largo etc, es quien va a salir mejor parado.
El futuro está en recuperar el campo, la España rural, las energías renovables, la reforestación, el cultivo ecológico, el autoabastecimiento y el cuidado como no, de la naturaleza.
La recuperación de oficios, revertir la despoblación masiva del medio rural, que se produjo a mediados del siglo pasado.

Es aquí, donde entra el tema que nos interesa; el turismo ecológico-deportivo, que tiene un potencial laboral/económico enorme.
España es un país con unos recursos naturales increibles, que bien gestionados poseen una reserva de futuro muy importante, inmensa diría yo.
Pero claro, esos recursos hay que cuidarlos y explotarlos de una manera responsable.

Por eso, todas las enseñanzas, ya sean técnicas o administrativas, relacionadas con el medio natural, tienen una vital importancia, aunque nuestros politiquillos aun no se ocupen de ello.


Un ejemplo:
Comunidad Valenciana. Decenas de empresas de turismo activo, todas extranjeras (inglesas y alemanas sobretodo), con personal extranjero, operando en la Costa Blanca.
Que curioso...será porque hay muchisima roca y muy buen clima casi todo el año, cosa que en sus países no tienen... pero lo que si tienen es una cantera de técnicos y de gente muy competente. Y aquí, no existen técnicos locales, no hay españoles.
¿Por qué?, porque por ejemplo hace dos años existía un plan de estudios completo presentado por la Federación Valenciana de Deportes de Montaña y todas las asociaciones deportivas, y la Generalitat lo tiró para atrás, incomprensiblemente.
Consecuencia, no se generan empresas españolas, porque no hay técnicos, y por consiguiente no se genera empleo y lo que es peor, nadie se ocupa de desarrollar un turismo ecológico-deportivo de calidad que sustente y mantenga los recursos naturales.
Un técnico de escalada no es importante únicamente para enseñar a la gente a desenvolverse con seguridad en el medio, si no también para educar a comportarse y cuidar el entorno donde practica su deporte, aspecto éste si cabe, más importante.


* Aqui os dejo el enlace de la la escuela madrileña de alta montaña, y la recomendacion de que todo aquel que salga la monte a hacer deporte, se federe, ya sea Btt, Piragua, Escalada por supuesto, pero senderismo tambien y que se yo, cualquiera que sea vuestra actividad...¡Federaros!

http://www.fmm.es/portal/index.php/escuela




1 comentario:

  1. David, estoy completamente deacuerdo en todo lo que has expuesto....
    En este pais, dejan abrir centros de multiaventura sin mas, como el que abre una lata de refresco.... pero ahí estan esas "empresas", (homicidas multiaventura), llenandose el bolsillo, a costa de contratar gente sin cualificar, que sale mas barato, sin pensar para nada en las personas o "clientes", y mucho menos en las consecuencias....
    ¿Pero el problema es solo el empresario que lo monta, o tienen la misma culpa las autoridades que lo dejan montar, y que no hacen un seguimiento de esos centros, para poder detectar esas irregularidades?....

    En fin, David, lo dicho al principio, estoy contigo en todo lo que has dicho....

    ResponderEliminar

En breve aparecerá tu comentario, tan pronto lo apruebe el administrador.
Gracias por participar y comentar.