domingo, 7 de febrero de 2016

Guirles-Campos al Yelmo, La Pedriza


Otra vez más la Pedriza, por primera vez al Yelmo por una vía de sexto grado, después de muchos años...

... y es que esta magnifica vía significa mucho en lo personal, por el gran respeto que siempre he tenido y seguiré teniendo hacia este peñasco

Como vuela el tiempo, casi tres meses sin publicar, aunque no por falta de actividad, ni falta de cosas que contar...se acumulan los borradores...

Pero el Yelmo ha sido capaz de motivar una nueva entrada, porque sus escaladas dejan huella.
La Guirles, ha sido mi primera linea elegida en sexto grado, larga y pacientemente esperada...Muchos años mejorando y aprendiendo, para por fin poder pasar por sus llambrias sin apuros, navegando libremente por ese granito tan maravilloso, sin preocuparse demasiado donde esté el anterior seguro.
Anterior seguro, que a veces simplemente no está, y aunque sea Vº, se ha de ir muy templado y fluido, para no dar oportunidad a que aparezca esa sensación tan desagradable, a veces real, a veces inventada por nuestros miedos, que notas como si la punta del pie se te estuviera resbalando. La mayoría de las veces es una sensación ficticia y lo mejor es no pensar y "caerse para arriba" como siempre me ha gustado hacer y personalmente funciona muy bien.
Todo asiduo pedricero conoce cómo se las gasta este risco, el carácter y la personalidad de sus vías. Se puede pasar mucho más miedo en un 6a del Yelmo con la chapa a 10mts en caída pendular que en un 7b de la Peseta o el Butrón por ejemplo.
Hay que diferenciar lo que es el miedo o respeto a una caída mala y lo que es la tensión y el estrés generado en una vía de dificultad por malograr un encadene. Muchas veces, sobre todo cuando pasa un tiempo sin hacer vías de exposición, confundimos los términos.
Para los que no les suele, se ha de saber que en la Pedriza existe una escala adicional, que estima, además de la dificultad, el grado de exposición. Este factor relativo de exposición va en función del riesgo que la vía o el largo tiene de caídas más o menos peligrosas. Esta consta de 4 rangos, M0, M1, M2 y M3, siendo la primera para vías en las que no existe peligro alguno de mala caída, hasta M3 que son vías en las que en caso de caída te puedes hacer muchísimo daño o incluso ser una caída fatal.
Yo personalmente solo he hecho vías de hasta M2, que ya es "jugarsela un poco". De momento no me he decidido por hacer ningún M3, y no se si algún me veré capacitado para ello...



Pero yendo "al lio", como dice Juanjo...
Poquitas fotos, pero bonitas creo...

Un servidor comenzando el L2



Acabando el L3 de la variante directa





Últimos metros del L4

















Desde la preciosa cumbre, sentimientos contradictorios de alegría y pena...



Toda la pedriza posterior en su máximo esplendor, versión invierano...










Una pequeña reseña de mis sensaciones...

L1.- Buenisimo, 6b (M1) en libre, durete para el grado por ser obligado, tuve la suerte y el acierto de encadenar a vista, aunque cuando sales de lo duro te encuentras en una vira cómoda pero te quedan unos 8 mts a pelo en terreno de IV+ que mejor no te caigas. En mi caso opte por meter un totem morado en la vira y te dá mejor rollito, porque la última chapa queda muy abajo cuando sales de la vira.
L2.- Cortito Vº (M2) muy bonito, que se podría empalmar, pero solo tiene una chapa en 12mts y si optamos por hacerlo del tirón nos tirará muchisimo la cuerda y tiene mala caida. Aunque de pereza, mejor hacer la primera R.

L3.- Teórico V+  semiequipado, que nosotros dejamos a la izquierda, para subir directos por la variante de 6a (M1), la cual recomiendo sin el nivel y el coco lo permite, por su calidad y elegancia, hasta la famosa sabina que destaca siempre en el centro de la pared.

L4.- Último largo que se escala propiamente dicho, V- (M2), pero agüita... salida en travesía super aérea a la derecha del árbol, para buscar una chapa escondida en una ondulación y seguir navegando primero recto y luego en una larga travesía diagonal a izquierda de unos 20m con un parabolt, sin desperdicio.

L5.- IIIº, bonito trepadero ya con las cómodas zapatillas, para llegar a los canchales cimeros, donde montaremos una reunión allá donde nos plazca y se nos acabe la cuerda. Se puede ir perfectamente sin asegurar, pero mejor no tentar a la suerte.

Material poca cosa, con esto que pongo y hasta sobra...
- 8 cintas, 4 cortas y 4 largas
- un par de anillos de 60 o 120cm
- 1 jueguecito de totem
- se puede hacer con cuerda simple perfectamente siendo cordada de 2. En nuestro caso llevamos mi última adquisición, una Tendom 9'8mm de 70mts que va de lujo para bigwall semiequipados. Baratita y cojonuda.


Aunque por desgracia, hay que hablar también de algo menos romántico y bonito...
Y es que según ascendíamos no dejaba de venirme a la cabeza la imagen del invierno pasado cuando por estas fechas de febrero el Yelmo se convirtió en una gran bola de helado de nata, y unos intrépidos y valientes escaladores, uno de los cuales tengo el gusto de conocer, se aventuraron en hacer, que se sepa, el primer mixto invernal a la sur de esta mole de roca, convertida por una horas en una cumbre patagónica....
...y este año, contemplando la dantesca imagen de ver completamente pelada de nieve la cuerda del Guadarrama y el embalse medio vacío, se me encoge el alma.
No pudimos dejar de hablar durante todo el día de lo terrible que es esto.
Donde está el agua que se supone que necesitaremos para beber este verano.
Desde que tengo uso de razón, y que alguien me corrija si me equivoco, pero no recuerdo jamás en mi vida un invierno tan seco y de nula precipitación de nieve en la sierra.
Me pregunto ¿como lo va ha soportar la naturaleza?

Lo único que nos queda es rezar para que en el mes y pico escaso que queda de invierno, llegue algún frente polar que al menos cargue por una vez nuestras montañas.



  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En breve aparecerá tu comentario, tan pronto lo apruebe el administrador.
Gracias por participar y comentar.