jueves, 11 de febrero de 2016

Cuerdas de escalada, primer uso y otros detalles.



"El diablo habita en los pequeños detalles"...

Tal es el caso del simple hecho de desembalar una cuerda nueva. Parece una simpleza, pero no lo es, de hecho, en función de cómo lo hagamos podemos alargar o acortar enormemente su vida.

La razón de esta entrada es que hace unos días he recibido un correo de un alumno, al que le dimos un curso el año pasado, haciéndonos una consulta sobre una incidencia que ha notado con una cuerda.
Nos ha mandado la siguiente foto...con la siguiente consulta...

"Como sois los más pros que conozco de escalada...
Qué os parece lo que he encontrado en mi cuerda nueva el segundo día de uso?
No sé si estaba ya ahí de nueva, no la revisé entera. No está cerca de los extremos.
Tiene importancia?"







Sobre la pregunta "¿Tiene importancia?"... pues va ha ser que sí, aunque no es para tirar la cuerda, debemos tener en cuenta que su vida se puede ver reducida.

Además habrá que prestar constantemente mucha atención al punto dañado, por donde seguramente acabará por abrirse la camisa.
Encima es la peor situación, el daño no se encuentra cerca de los extremos, perderemos muchos metros a la hora de cortarla.

...y es que, como todo, conviene cuidar algunos aspectos a la hora de estrenar una cuerda...


Lo primero, en caso de enganchones como el de la foto, mejor no cortar los hilos,  casi lo mejor es no hacer nada. En todo caso, se puede, con mucho cuidado sellarlos con calor, por ejemplo acercando suavemente la cabeza de una palito de incienso, para que las fibras se fundan y se suelden. 


1.- Al desembalar, NUNCA usar nada CORTANTE para retirar las bandas de embalaje. Hay que  soltarlas despegando MANUALMENTE por su punto de unión.
2.- Desmadejar cuidadosamente todos los bucles de la bobina soltandolos uno a uno desde el extremo que queda más exterior con paciencia dando vueltas al rollo con los brazos según van saliendo.
3.- Ahora ya tenemos la cuerda en un montón lleno de bucles. Lo primero es revisar metro a metro toda la longitud de la cuerda. 
4.  El siguiente paso es mejor hacerlo entre dos personas;
Se debe pasar a mano toda la longitud de la cuerda unas 3 VECES, metro a metro, uno tirando y el otro sujetando con fuerza, la justa para que el otro pueda tirar, y de este modo y deshaciendo los dobleces del embalado, para que la cuerda no se rice en el futuro. Esto es muy importante. Es un poco pesado pero a la larga merece la pena. 

Todo esto es mejor hacerlo en casa, con el suelo limpio y con tranquilidad, no estrenar nunca una cuerda al pie de vía o en la colcho del rocodromo. 
Haciendo estos pasos, os daréis siempre cuenta si la cuerda viene dañada, y nos aseguramos de no dañarla nosotros. 

En este caso de la foto, la cuerda es operativa, pero manteniendo una vigilancia del punto débil.

Un truco para cortar cuerdas; para hacerlo de forma profesional, lo suyo es con cortador termo eléctrico. 
Pero como casi nadie disponemos de esa herramienta, para cortarla manualmente lo mejor es el método del esparadrapo. Rodear la cuerda con esparadrapo fuertemente por el punto donde se va hacer el corte y cortar la cuerda a través del esparadrapo con una navaja de HOJA LISA bien afilada, nunca con nada que tenga hoja de sierra. Así no se despeluchan las puntas y el corte queda limpio, aunque sea más lento.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

En breve aparecerá tu comentario, tan pronto lo apruebe el administrador.
Gracias por participar y comentar.