martes, 26 de mayo de 2015

Oeste clásica al Pájaro, en el epicentro del batolito mágico.






A veces tienes la suerte y oportunidad de realizar actividades que significan algo especial.
Esta ha sido una ellas... por muchas razones personales, pero sobre todo por tratarse de una vía mítica, en uno de los riscos con más personalidad en uno de los lugares más emblemáticos y únicos del mundo, si hablamos de escalada.



Desde la cumbre, mirando al norte, La Muela en primer plano, la zona del Cancho de la Ventana en medio. Las Torres al fondo y a su derecha hasta la Esfinge.



Desde luego ha sido posible en gran medida al préstamo providencial por parte de mi amigo Gumito, de un par de camalots 5 y 6, pues aun así en el 4º largo cagué lumbre, y sin ellos igual no me habría atrevido a arrastrarme a pelo por ese impresionante diedro/fisura. Por supuesto además  metí casi todo lo metible, es decir excepto alien y el totem azul enchufé 4 totem, desde amarillo al rojo y por supuesto los otros 4 camalot del 1 al 4.


La tartera que mas pesa, pero que no nos pesó llevar..


Decidimos comenzar la vía por el L1 de Sombra y Luz, para evitar el trekking travesía de la vía original. Es un largo muy bueno en placa pedricera equipado para deportiva, con un paso de bloque, cotado de 6c, pero que personalmente me pareció 6c+ bien puesto.

Terminando el L1 de Sombra y luz



Ninguna tirada desmerece y el segundo largo de V+ semi equipado , ya en la vía original, es muy bonito, en travesía con un pasete final aéreo para ir entrando en situación.


L2




El 3º de nuevo equipado (menos mal...) y precioso, con murete vertical técnico, diagonal con canto  y salida dura por un canalizo de romos y empotres agónicos de puños, de nuevo cotado de 6c, que también me pareció bastante duro... no hay fotos, no estaba el horno para bollos, yo necesitaba de toda la atención de mi aseguradora y después tuve que tirar de polipasto para ayudarla a ella...


Desde la R3, el final de largo donde me dejé los nudillos de los pulgares, y la amplia cumbre del Platillo Volante.

Fotografiado oteando y fotografiando a su vez futuras escaladas...







... como por ejemplo la zona de la Vela, La Campana, el Carro del Diablo y la Diligencia...




y la cuerda de las Milaneras a la izquierda con la Cresta de la Torres a la derecha...























Pero aún estaba por venir el verdadero turrón, el cuarto largo...el famoso off-widch...



Con todo el respeto y humildad del mundo comienzo...y vaya comienzo, me costó una barbaridad, pues con todo el material no puedes encajarte y por fuera hasta que metes la primera tartera vas cagado...







...benditos 5 y 6 ...




Todo escalador tiene respeto por esas fisuras tan anchas que no puedes proteger bien y a la vez no son lo bastante amplias para poder escalarlas en chimenea. Conocidas por el término anglosajón Off-widch. Para mí ha sido el largo más duro de auto-protección que haya escalado, a pesar del "engañoso grado asequible" con que figura en la biblia de Lujan/Zapata como "6a" y en la reseña de Vía Clásica como "V+"; ya se sabe que en clásica el grado no existe y más si se trata de La Pedriza, pero sinceramente es el largo más currado, penoso y luchado que haya hecho en vía larga. Desde luego hace mucho la falta de práctica y costumbre, pero aún así, agüita amarilla...




Lo más duro son los primeros metros, y aunque luego tumba más, es mantenido y aéreo...








... metiendo de todo...


... y protegiendo antes del famoso paso del "ojo de buey"... 





... entrando en el ojo...



Al otro lado del ojo, es precioso salir a luz, con unos metros de Vº a pelo hasta la 4ª reunión, que no tienen desperdicio.



Y por fin, después de un laborioso proceso de izar las dos mochilillas, que aunque pequeñas, no dejaban escalar bien a Berta la fisura y mucho menos pasar por el ojo, nos ponemos con 5º largo, un bonito V+ semiequipado, al principio lo más fino y luego va bajando en dificultad, pero no en interés...




... comenzando el 5º largo...






... y terminando el 5º largo...






                                                                 Desde la R5 en la pre cima...


...que por cierto es con seguridad una de las reuniones peor emplazadas de toda la Pedriza. Dicha reunión es común a muchas vías, y se encuentra ubicada en el suelo, en un cuenco a los pies del murete final. Es indecente; si alguien tuviera que rapelar desde ahí el roce sería brutal, ademas que te obliga a estar tirado en el suelo para asegurar super incómodo y para mas inri, no sirve para nada en el siguiente corto largo de acceso a la cumbre, ya que si con buen criterio, se dejaron esos 8 metros de IVº sin equipamiento fijo, en los que no se puede proteger, para darle la entidad que se merece el risco hasta el final, lo lógico hubiera sido colocar la reunión a la altura de la cabeza en el comienzo del murete, para que al menos al chapar una cinta al comienzo de ese corto 6º largo, estuviera protegido el vuelo de factor 2 que se da en la salida de las reuniones, pues de este modo no caerías al directo al suelo con la posibilidad de rebotar y seguir cayendo.
En mi opinión, creo que constructiva, se debería reubicar dicha reunión, que es clave en este risco.





Ya en la cumbre montando el rapel...



         Con selfy incluido...
     video



Y desde la cumbre disfrutar del espectáculo. Una de las cumbres mal lucidas, pues al encontrarse en el corazón de la Pedriza, se puede observar en todas direcciones...

Mirando al noreste, las Buitreras abajo a la derecha, el collado de subida y a la izquierda en el centro el Cancho Amarillo y el Pandemónium, y detras a la izquierda el Torro. Al fondo los riscos de los Fantasmas.



Al sur, a nuestros pies, el gran boliche del Tolmo



Al noreste, La Muela en primer plano, Los guerreros y los Oseras en el centro y al fondo el Mogote de los Suicidas y La Pared de Santillana.







Al suroeste Peña Sirio en el centro, Cueva de la Mora a su izquierda, y la zona de la Bola de San Antonio a la izquierda casi fuera de plano, aggg.




















Al Noroeste de izquierda a derecha, la Gran Milanera, el Risco de la Milanera, Canchos del Risquín y Cancho Centeno...




Hasta la bajada es bonita, con un rapel de 20m que te deja en un callejón acojedor...

El bizcocho en el molde.
                


La zona de la cumbre del Pajaro ofrece unos rincones y unas formas preciosas...


La coleta del risco de los Guerreros, desde el callejón del rapel.


Una ventana a la zona de la Maza, mirando al sur

magnetismo granítico



Elegimos la opción de bajar por la canal Norte que es la que mejor conozco, y aunque se baja destrepando unos 25m con pasos de IIIº, esta vez estábamos muy cansados y decidimos improvisar un rapel de fortuna con un nudito mágico...

¿Por ahí quieres que baje a pelo?... ¡ni de coña!


La Torre de las Arañas Negras con las Torres al fondo. Si si, muy bonito, pero monta algo majete...



Vale vale... pues tiramos de cuerda...























































































































... y por fin en el suelo, cansados pero felices, soñando ya con nuevos ríscos y aventuras...







                                                                    De lo más grande...

...a lo más pequeño...

















No puedo dejar de hacer obligada mención, reconocimiento y reverencia a los aperturistas Cesar Pérez de Tudela, Alfonso Gonzalez y Miguel Angel Herrero que en 1965 tuvieron los cojónes de subirse por semejante vía. Con esta repetición y este post quiero rendir un merecido homenaje en el 50 aniversario de aquella proeza.













1 comentario:

  1. Bonisim!!!!!!
    Sin desperdicio de principio a fin!!!!

    ResponderEliminar

En breve aparecerá tu comentario, tan pronto lo apruebe el administrador.
Gracias por participar y comentar.