viernes, 27 de abril de 2012

El guerrero pacífico

Las mil caras del ego, apenas las distinguimos, las tenemos demasiado asumidas.
Somos egocéntricos por naturaleza.

La evolución de la especie ha requerido siempre esta cualidad. Desde que tomamos conciencia de nosotros mismos hace unos 200000 años, nació la noción de ego.
Siempre ha sido necesario para garantizar la supervivencia de los más fuertes, y no en lo que se refiere a nuestros semejantes.
Al principio no era el hombre, el peor enemigo del hombre, eran otras especies mas fuertes y numerosas con las que teníamos que convivir y luchar para sobrevivir.
El ego era necesario.

Sin embargo la humanidad ha evolucionado hasta el punto de ser la especie dominante, más inteligente y más numerosa, a excepción de los insectos e invertebrados claro está.
Hace ya un par de miles de años, la supervivencia del hombre, como especie, estaba ya garantizada, y entonces el peor enemigo del hombre pasaron a ser los otros hombre
Llevamos un par de milenios luchando contra nuestros semejantes.

Ahora el ser humano, lo tiene todo controlado, ya no tiene nada ni nadie con quien competir.

Ha conquistado "casi" todos los reinos, medios y espacios posibles. Todas las barreras todas las fronteras. El "casi", se encuentra en las profundidades marinas, pero poco le queda para lograrlo.


Hemos llegado al súmun de la inteligencia.... ¿y ahora que?


Estamos en un punto en el que la evolución nos pide a gritos avanzar, pero no en el exterior, es en el interior donde debemos mirar.


El avance requerido está en la evolución de la consciencia.

El ego ya no es necesario. Tenemos que transcenderlo. Dejemos de compararnos con los demás para buscar ser mejores, y alimentar nuestros egos. Dejemos ya de querer imponer criterios.
La envidia, la codicia, la avaricia... son todas manifestaciones del ego.

Busquemos en nuestro interior todas las faltas que veamos en los demás, pues somos poseedores de esas mismas faltas. Deberíamos intentar corregirlas, sin achacárselas a los otros.

Hoy en día hemos llegado a un punto en que ya está fuera de lugar seguir luchando entre semejantes.

Ahora ha llegado el momento de la lucha interior. Del dominio emocional. De la empatía universal.

Actualmente el peor enemigo del hombre, es él mismo.

La lucha es y ha de ser interior, silenciosa y personal.

Estamos entrando en la era del guerrero pacífico...




No es nada nuevo, no descubro nada, solo me limito a recordarlo.
Hace miles de años ya lo sabían en las culturas oriental, maya ó céltica...

AHORA es ya el momento de empezar a creer en el presente y dejar los miedos atras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

En breve aparecerá tu comentario, tan pronto lo apruebe el administrador.
Gracias por participar y comentar.